Místicos del Abismo en Tomo de los Secretos

Quienes discuten con los Magistri pueden esperar honor y gracia, pero no recibir ninguno. ¡Descubre con Tomo de los Secretos para VEO20 las antiguas tradiciones!

Los Lasombra derriban a sus enemigos sin ceder cuartel ni mostrar piedad. Tal es su reputación para causar terror en el campo de batalla y la manipulación en la corte, y deben mantenerla. Sus artes de manipulación de la sombras y de convocar la oscuridad primordial infectan directamente a sus enemigos con miedo. Aun así, incluso aquéllos que se enfrentan a los Lasombra en la guerra, duelos de palabras o como víctimas en el extremo de sus retorcidos y crepusculares látigos sólo conocen la cara visible del Clan.

Hay Magistri que estudian la oscuridad. Pasan noches mirando en el mar iluminado por las estrellas, contemplando un cielo completamente negro o examinando los rincones de una tumba. Para los no iluminados, estos Lasombra pueden ser confundidos con Toreador cautivados por alguna oscura belleza. Los Lasombra saben que no, estos místicos del Abismo buscan en la oscuridad secretos, esclavos y dioses dignos de su adoración. Los místicos hablan de la negrura y oyen sus muchas voces en respuesta. Hacen ofrendas a la entropía y a cambio ganan poderes para desconcertar, horrorizar y destruir.

Ocupando un lugar oculto en el Clan, los místicos del Abismo reciben tanto respeto como distancia de sus primos Lasombra. Mientras que los Lasombra de cualquier credo demuestran estar versados en los dones de la oscuridad, los místicos llevan sus poderes un paso más allá. Es una senda que pocos Lasombra desean tomar. El Abismo, un plano de absoluto olvido y vacío, ocupa parte de todo Magister. Es la maldición legada desde su Fundador, el cual vio la ruta más rápida al poder en las primeras noches. Los Lasombra se
sienten como en casa en la más absoluta oscuridad, pero es un raro acto de benevolencia; hasta los más desalmados Sires instan a sus Chiquillos a mantener al Abismo a una distancia segura. Avisan a sus Chiquillos de la tradición del Clan: «Usa al Abismo, pero cuidado, ya que él tratará de usarte». Los Chiquillos que ignoran tal convención se encuentran empujados por el deseo de investigar, ser usados y sucumbir a la oscuridad.

Para los Cainitas, se supone que la oscuridad es un aliado. El Misticismo del Abismo asegura que ningún vampiro pueda encontrar protección en las sombras.

En las cortes del Clan Lasombra, los místicos del Abismo ocupan puestos como videntes, consejeros, espías y armas secretas que se usan con efectos devastadores contra rivales y enemigos. Hay místicos de muchos tipos, su único rasgo común es el ansia de secretos y la disposición para hacer lo que sea necesario para adquirirlos.

Tomo de los Secretos Nosolorol

Los místicos son responsables de la moda Lasombra de construir Mazmorras en las profundidades bajo sus dominios. Estas prisiones impenetrablemente oscuras sirven a dos propósitos del Clan, inducir terror en sus capturados habitantes y crear bastiones completamente privados de luz donde los místicos puedan meditar y estudiar. Dentro de las Mazmorras, la claustrofobia se convierte en un enemigo tangible para aquellos lo bastante desafortunados para estar ahí contra su voluntad.

Algunas Mazmorras son celdas de una habitación, con muros tan estrechos que sus habitantes deben permanecer de pie. Otras son jaulas bajas que hacen imposible que el recluso haga nada salvo estar acuclillado o doblado de forma dolorosa durante todo su encarcelamiento. Las Mazmorras preferidas de los místicos del Abismo son laberintos subterráneos que descienden poco a poco, atravesándose unas a otras, adentrándose en la superficie de la tierra más allá de lo que muchos mortales o vampiros han hollado. Cada una de estas Mazmorras (no importa el tamaño, la forma o la escala) carece de luz. Los habitantes deben convertirse en uno con la oscuridad o ser aplastados por su dominio.

Los místicos del Abismo ocasionalmente estudian a prisioneros aislados en Mazmorras, pero prefieren llevar a cabo pruebas de campo en las que liberan a una docena de Cainitas en un laberinto subterráneo y vigilan sus acciones desde la seguridad de su siempre presente amiga, la opresiva oscuridad. Si un vampiro al que se deja libre en una Mazmorra muestra tenacidad o abraza la falta de luz, los místicos ofrecerán al Cainita su respeto y una oportunidad de estudiar la oscuridad más de cerca. Pocos sobreviven con su cordura intacta. Aquéllos que aguantan el rito de iniciación se abren al Misticismo del Abismo.

Incluso unos pocos provienen de otros Clanes y Líneas de Sangre. Las Mazmorras son el sucio secreto de los Magistri. No es inusual que un Príncipe Cainita posea unos terribles calabozos de leyenda en su dominio, pero los místicos ocultan la presencia de sus catacumbas y prisiones a los vampiros de otros linajes. No todos los Lasombra aprecian la influencia de los místicos dentro de su Clan. Los que se sienten particularmente irritados divulgan relatos de que los ritos de las Mazmorras son hijos bastardos de los que ejecuta la peligrosa Secta vampírica conocida como Tal’Mahe’Ra. Los místicos reaccionan mal ante las acusaciones de conexión con ese grupo, pero su conocimiento de esa secta es revelador.


25/05/2018 Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/
Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/

Noticias relacionadas

Últimas noticias

Hasta el 30 de mayo completa tu colección de juegos de rol digitales con sistema SRD5 con descuento
Ya disponible La Virgen Negra, el nuevo suplemento del juego de rol de terror KULT: Divinidad Perdida
Ideas para comenzar a jugar con Aquelarre, el juego de rol demoníaco medieval escrito por Ricard Ibañez.