Infinity: La Puerta a las Estrellas

Infinity: La Puerta a las Estrellas

El juego de rol Infinity es ciencia ficción épica. La Segunda Gran Carrera Espacial llevó a la humanidad hasta las estrellas. Abandonamos el seno de nuestro mundo natal y nos esparcimos por toda la galaxia, hasta casi caernos por el borde.

Tras el descubrimiento de GA6037283, el primer agujero de gusano viable, cuya turbulencia empezó a sacudir los nebulosos confines exteriores de los anillos de Saturno a principios del siglo XXI, hubo un revuelo generalizado en todas las facultades de Física. Las propiedades excepcionales e imprevistas del agujero de gusano, observadas por la sonda Cassandra, rápidamente reprogramada para tal fin, contradecían completamente el llamado modelo «Estándar+» de la física de partículas, que se había convertido en la visión de la realidad aceptada durante las anteriores dos o tres décadas. Como dijo el físico brasileño Leandro Rocha en su famosa cita, «La tormenta que se desató alrededor de Saturno fue la guillotina de Einstein. Le cortó la cabeza a la Física».


La Tormenta de Saturno rugió durante diez años antes de que las hermanas Sorel (Cécile y Émeline) se dieran cuenta de que dentro de la topografía espacial del agujero de gusano se podía derivar una teoría parcial de la gravedad cuántica basada en lo que más tarde se conocería como campos Sorel. Lo que es más importante, fueron capaces de plantear una hipótesis sobre cómo se podían manipular estos campos para «alisar» la inestable topografía del agujero de gusano.


Sin los manipuladores de campo Sorel, las naves que se toparan con un extremo de un agujero de gusano se verían refractadas a lo largo de todo su volumen y, a la vez, despedazadas por las fuerzas de marea, lo que las reduciría a mera materia degenerada. Pero con un manipulador de campo, se podía contener y estabilizar el agujero, lo que permitiría una travesía segura. En las palabras con las que más tarde inmortalizaría el acontecimiento Cécile Sorel mientras recibía el Premio Nobel con su hermana, el agujero de gusano había dejado de ser un violento enigma para transformarse en una Puerta a las Estrellas.

Para entonces, ya se habían encontrado varios agujeros de gusano más en las regiones exteriores del Sistema Solar. Los primeros manipuladores Sorel solo permitían el tránsito de pequeñas sondas (seguido por breves cascadas de información antes de que el canal del campo se colapsara), pero estas sondas se enviaron con diligencia a través de los agujeros de gusano y le proporcionaron a la humanidad sus primeras imágenes cercanas de sistemas solares alienígenas.

Mientras el Sistema Solar quedaba cautivado por los primeros informes de las sondas, las innovaciones tecnológicas iban proporcionando un control cada vez mayor sobre los campos sorelianos. El mayor tamaño de los canales de campo que creaban aumentaba la posibilidad de enviar naves tripuladas a través de los agujeros. El resultado fue el Proyecto AMANECER: un esfuerzo conjunto entre la NASA, la ESA y Roscosmos para establecer una colonia extrasolar. Anteriormente, la sonda Lapérouse había identificado el sistema que había al otro extremo de la Tormenta de Saturno como Delta Pavoniss y, con los nuevos manipuladores de campo Sorel, el Proyecto AMANECER lanzó a Lewis y Clark, dos sondas diseñadas para hacer un reconocimiento del sistema y determinar su potencial para la terraformación.

Los informes biofísicos eran aún más prometedores de lo que se esperaba: el cuarto planeta del sistema era capaz de sustentar la vida humana. Este planeta, bautizado Amanecer, se convirtió en un símbolo del despuntar de una nueva era para la humanidad. Se construyeron grandes naves semilleras y se reclutaron colonos de la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia.

Por desgracia, el Proyecto AMANECER acabó siendo una tragedia. Durante el tránsito a través del agujero de gusano de la Aurora, la segunda nave semillera enviada a Delta Pavoniss, se produjo un fallo catastrófico en los manipuladores de campo de la nave. No solo se rompió el canal de la nave (lo que debió resultar casi con certeza en la muerte instantánea de toda la tripulación), sino que el agujero de gusano entero se colapsó y desapareció. La Tormenta de Saturno había amainado finalmente y la especie humana al completo lloró su pérdida.Para la mayor parte del mundo, el fracaso del Proyecto AMANECER indicaba claramente el fin de las ambiciones extrasolares de la humanidad. Sin embargo, la superpotencia emergente de PanOceanía vio aquí su oportunidad. Con el auspicio de Cretan Enterprise, quizás la más grande de las empresas panoceánicas, un equipo de físicos e ingenieros militares consiguió un nuevo logro teórico: en lugar de manipular los campos Sorel directamente a la entrada del agujero de gusano, podían utilizar nanomaquinaria cuantrónica revolucionaria para crear una lente de energía junto al agujero que serviría para «enfocarlo». El resultado fue el motor Minotauro.A las puertas del siglo XXII, PanOceanía lanzó la Mandella. Esta nave, propulsada por el Modelo Compacto Experimental Minotauro Serie 1 y construida por Giffard Industrial Motors, fue la primera nave tripulada en usar un motor Minotauro. Tras atravesar un agujero transplutoniano, la Mandella descubrió el fértil y vibrante mundo que pasaría a ser conocido como Neoterra, el futuro corazón de la humanidad.La mecha de la nueva carrera espacial había prendido.

05/06/2019 Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/
Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/

Noticias relacionadas

Últimas noticias

Descubre Peacemaker, un juego de rol histórico ambientado en el Salvaje Oeste norteamericano.
Las Corrientes del Tiempo es un juego de rol en el que interpretarás a miembros de la Agencia Temporal para preservar la historia.
Más de 15 asociaciones diferentes realizarán partidas del juego de rol Cultos Innombrables con motivo del nacimiento de Lovecraft