Interpretando Razas Cambiantes

Noticias
Interpretando Razas Cambiantes

En su conjunto, las Razas Cambiantes comparten muchos rasgos con los Garou: son cambiaformas, combinaciones espirituales y físicas de humano y animal; la mayoría sabe que son hijos de Gaia (aunque los Ananasi nacieron de la hermana-hija de la Tejedora y los Rokea nadan bajo las órdenes de Mar); y, como sus primos lupinos, las demás Razas Cambiantes son la encarnación de un propósito superior, creados para una tarea específica. Hoy hablaremos de cómo enriquecer tus personajes en una partida que incluya personajes de estas razas.

Pero cada Raza Cambiante es también única. Cada una tiene su mitología y su propia percepción de sí misma, su historia y su lugar en el universo. Tanto Bastet, como Corax y Kitsune, por ejemplo, afirman ser los hijos más jóvenes de Gaia, creados para contrarrestar los errores de sus parientes más viejos. Por otro lado, tanto Rokea como Mokolé afirman ser la Raza más antigua. Aunque si la Memoria de Gaia o los Supervivientes de Mar fueron los primeros, es una verdad que se ha perdido en las nieblas del tiempo.

Aún existe mucha tensión entre los Garou y las demás Razas Cambiantes. La mayoría reconoce a los Garou como los Guerreros de Gaia, pero también como matones agresivos, ebrios de su propio orgullo. Algunos nunca perdonarán a sus primos lobunos por la Guerra de la Rabia, incluso si su resentimiento los lleva a la derrota en las Batallas Finales.

Sin embargo, los Fera no odian a los hombres lobo como grupo: los Corax se mantienen tan cercanos a la Nación Garou como lo están de las demás Razas Cambiantes y los Ajaba dan la bienvenida a Garou Ronin (incluso a Danzantes de la Espiral Negra) en sus manadas provisionales. Las relaciones entre las distintas Razas Cambiantes pueden ser igual de diversas. En África, los Simba mantienen una guerra abierta contra los Ajaba; mientras que los Swara, que una vez los apoyaron, ahora temen que el camino de los hombres león los lleve a una leonina Guerra de la Rabia. Los Nagah ejercen su oficio de asesinos sin hacer distinciones de Raza y los Kitsune no suelen encontrarse con cambiaformas que no pertenezcan a las Cortes de las Bestias.

Cualquier partida de Hombre Lobo puede beneficiarse de que sus jugadores conozcan el lado no humano de sus personajes, algo que se multiplica para las diversas Razas Cambiantes. En caso de necesidad, los jugadores pueden contar con el apoyo de las representaciones de hombres lobo en películas y libros, pero esa opción no es posible con los hombres tiburón a menos que dé la casualidad de que tu jugador conozca las leyendas polinesias de las que surgieron los Rokea.

Las Razas Cambiantes se encuentran por todo el mundo y el folclore de cualquier cultura es útil para investigar sobre ellas. Para empezar, la inspiración de los Nuwisha bebe hasta hartarse de la embaucadora mitología de Coyote, pero eso no significa que no puedas conseguir una nueva perspectiva leyendo sobre otros dioses embaucadores, desde Eris hasta Loki o Māui. Cada Nuwisha tiene su propia interpretación del rol del embaucador; que uno usase una manzana dorada como carta de presentación indicaría mucho de su filosofía. De la misma manera, las leyendas de los hombres hiena de Asia o de Oriente Próximo pueden añadir más sabor y profundidad a un personaje Ajaba y suponer un complemento a la mitología africana que rodea a los hombres hiena.

Profundizar en el lado natural de tu cambiaformas también puede merecer la pena. Incluso un poco de investigación sobre el animal correspondiente permite que un personaje de una Raza Cambiante parezca mucho más real.

18/01/2017 Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/
Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/

Últimas noticias

Hasta el 30 de mayo completa tu colección de juegos de rol digitales con sistema SRD5 con descuento
Ya disponible La Virgen Negra, el nuevo suplemento del juego de rol de terror KULT: Divinidad Perdida
Ideas para comenzar a jugar con Aquelarre, el juego de rol demoníaco medieval escrito por Ricard Ibañez.