Naciones Piratas: Numa

La cuna de la civilización, al menos como la consideran los théanos, es una serie de archipiélagos e islas al sur y este de la Mancomunidad, al norte y oeste del Imperio de la Media Luna, dentro del alcance del continente meridional que algunos llama Alkebulan y otros Ifri y que se encuentra en el mar que lleva su nombre. Un nombre que resuena en toda Théah.

Hogar de la antigua República Numanari, hogar de héroes y mitos, lugar de nacimiento de la lógica, la razón y la ciencia. Con solo susurrar su nombre  podrás sentir toda la magnitud de la historia de la humanidad. Pero eso fue hace mucho tiempo.

La Numa que se alaba en las universidades y escuelas théanas fue producto de una época de leyendas y monstruos, una era de gran filosofía que llevó a iniciar las edades modernas de estudio científico en todo el mundo conocido. Algunos dicen que el mundo permanecería en la oscuridad si no hubiera sido por los numanaris.

Hoy en día Numa es bastante diferente. Las islas han sido el punto inicial de incontables conflictos a lo largo de los siglos, múltiples naciones se han peleado por controlar sus archipiélagos y estrechos. Como parada estratégica, Numa se encuentra entre tres grandes potencias: Théah, el Imperio de la Media Luna e Ifri. Cada una desea controlar Numa para sí misma, tanto por lo que Numa significa como por el valor militar y económico que proporcionan las islas. Existe un cuarto poder, la propia Numa, que ha estado luchando por su propia solidaridad, derramando la sangre de todos aquellos que piensan que puede dirigir su destino.

Durante siglos, las islas numanaris han luchado contra los invasores… Unas veces aclamando la victoria, otras aceptando la derrota. Pero ninguna fuerza invasora se queda en las islas mucho tiempo. Tarde o temprano, todas son expulsadas, ya sea por una nación conquistadora diferente o por los propios numanaris. Pero no te equivoques. Numa es independiente. Es una idea tanto como un lugar, un sueño tanto como una nación.

Naciones piratas Nosolorol

Durante cada ocupación, la nación conquistadora imponía su propia cultura en Numa. En un lado de las calles de una ciudad puedes ver arquitectura  vodaccia, mientras que en el lado opuesto se alzan hacia el cielo minaretes lunares. La ropa varía de un barrio a otro y puedes ver mercaderes que llevan ropas de muchas naciones diferentes. Están aquellos que invadieron Numa e, inspirados por su gente, decidieron quedarse y luchar por la nación. A lo largo de los siglos, esto ha cambiado el rostro de Numa… y sus caras. La gente nativa de Numa es de piel olivácea con pelo oscuro, pero con tantas otras culturas presentes, puedes encontrar a numanaris de piel clara con pelo rubio, de piel oscura con pelo negro y combinaciones de todos ellos. Hay  diferentes colores, diferentes creencias, diferentes fes… pero todos son numanaris. Aunque el resto de naciones puedan afirmar la diversidad dentro de sus fronteras, los numanaris son la única nación unida únicamente por un espíritu común.

Tras las revoluciones más recientes, unos pocos líderes fuertes se alzaron en el poder, esperando reclamar el derecho de unir Numa, pero acabaron en un punto muerto. Estos «reyes y reinas» saben que no pueden luchar los unos contra los otros, o sus vecinos usarían la lucha interna para recuperar el control de las islas. Pero por otro lado, deben combatir: la conquista y la lucha es lo único que realmente mide a un monarca numanari. «Somos Numa». Una frase que se escucha en todas las islas, en todos los rincones de Théah y en todo el mundo. Ser numanari significa tener una luz particular en el alma. Un tipo de valentía especial. Un tipo de virtud especial. Los numanaris creen en la libertad y en el derecho de luchar por ella. Creen en algo que ellos llaman kleos, o «gloria incorruptible». Las hazañas de valentía no son suficientes: un acto valiente no significa nada a menos que los demás estén ahí para verlo.

Los numanaris no ven la «identidad nacional» como el resto de théanos. Reconocen este fuego, la Luz de Numa, en todos los hombres y mujeres, independientemente de dónde hayan nacido. Los ussuros pueden tener kleos. Algunos lo reconocen dentro sí mismos y otros no. Pero una vez lo ves, lo ves en todas partes.

Naciones Piratas Nosolorol

Un rápido vistazo a los numanaris. No hay «rasgos comunes». Las calles están llenas de rostros diferentes, características diferentes, fes diferentes.  Hombres y mujeres de todo el mundo viven en las islas, todos unidos por una identidad común. Una idea común. «Somos Numa».

Las culturas divergentes se han convertido en una única cultura que reconoce las diferencias y las acepta. Puedes encontrar templos e iglesias de muchos  dioses. Algunos numanaris incluso aceptan varios dioses. Puedes encontrarlos rezando en iglesias vaticanas un día y bailando alrededor de hogueras en  rituales paganos al siguiente. El politeísmo es una práctica común en las islas. La solidaridad numanari significa aceptar la fe de tus hermanos y hermanas,  y eso significa asistir a sus rituales religiosos con entusiasmo y fervor. A los extranjeros inspirados por la reciente independencia de Numa se les da la bienvenida con un poco de escepticismo al principio, pero si demuestran ser dignos, dedicando su trabajo y su amor a la reconstrucción de la nación, ese escepticismo se evapora. Aquellos que se entregan a Numa de manera altruista son recompensados con generosidad y hermandad. Aquellos  que le dan a Numa aprenden que Numa devuelve.

Descubre con Naciones Piratas las increibles culturas que se esconden en los mares de Theàh y vive una aventura sin igual con 7º Mar el juego de rol.

23/08/2018 Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/
Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/

Noticias relacionadas

Últimas noticias

Hay muchos tipos de sanadores en el Imperio, pero las habilidades y el condicionamiento imperial de los doctores Suk tienen un valor incalculable.
Continuamos con el sexto artículo de la serie de diarios de diseño de Mahō Shōjo, por su autor Rubén Saldaña
El Jurado 2 El Caso del Barquero ya se encuentra disponible.