Vivir en Valle Paraiso

Es el momento de que eches un vistazo más de cerca a tu hogar, que es también tu prisión: Valle Paraíso. Has vivido aquí toda tu vida.

Conoces bien los caminos y los arroyos; los bosques y los acantilados te son tan familiares como tus hermanos de camada. Pero esta familiaridad es engañosa. El valle no es tu amigo. Contiene los secretos de los vigilantes, tanto en las zonas prohibidas como en el Laberinto de las profundidades de la tierra.

Naciste en Valle Paraíso, pero te niegas a morir aquí. Desde la ladera de las montañas, has visto el mundo más allá de la valla: imponentes montañas y misteriosas ruinas en valles lejanos. Algún día irás allí. Algún día serás libre.

Vivir como Animales

Las tribus de Valle Paraíso siguen tradiciones cuyos orígenes se pierden en las brumas de la historia. La tarea más importante de los ancianos de la tribu es asegurarse de que las tradiciones sean enseñadas a las generaciones más jóvenes. Las tradiciones pueden variar algo entre las diferentes tribus, pero los rasgos principales son los mismos en todos los hábitats. Últimamente, al crecer la desconfianza en los vigilantes, más y más animales jóvenes ignoran o incluso desafían las tradiciones abiertamente. Esto horroriza a muchos ancianos, y es probable que los infractores sean expulsados de la tribu.

La Tribu y la Manada

La tribu es el más importante aspecto de la vida de los animales de Valle Paraíso. De acuerdo con las antiguas tradiciones, las necesidades del individuo siempre están subordinadas a las de la tribu. Un consejo tribal constituido por los ancianos de la tribu (normalmente un grupo de entre diez y veinte individuos) decide cuáles son las necesidades de la tribu. Las reuniones del consejo pueden ser intensas y a veces llevan a la confrontación física, pero una vez se llega a una decisión, todos los miembros de la tribu la siguen. Al menos eso es lo que las tradiciones dictan; en realidad, las cosas no son siempre tan simples.

Mutant Genlab alpha

En las tribus no hay familias en el sentido tradicional; no hay agrupaciones de madre, padre e hijos. Individuos emparentados o amigos pueden formar una manada, una subunidad de la tribu de alrededor de veinte individuos. La manada suele vivir junta y está encabezada por un alfa o un anciano, que a menudo la representa en el consejo tribal. Las estructuras de las manadas varían mucho entre las tribus.

La tribu Rata y la tribu Conejo tienen grandes manadas con complicadas jerarquías, mientras que la tribu Oso no tiene manadas de ningún tipo, ya que los osos suelen vivir solos.

Los individuos que se niegan a seguir las reglas de la tribu acaban expulsados de la comunidad y forzados a exiliarse. La mayoría de los exiliados mueren rápidamente a manos de monstruos u otras calamidades, pero algunos viven en soledad durante años, a menudo en partes inaccesibles del valle. Los animales manchados, especialmente aquellos con mutaciones muy obvias, a veces son expulsados simplemente por sus defectos.
Las tribus defienden su territorio en Valle Paraíso, su hábitat, con ferocidad. Cada hábitat está acordonado por viejas vallas metálicas, pero en muchos lugares estas vallas han caído y se han oxidado, dejando huecos por los que se pueden colar monstruos y miembros de otras tribus.

Asegurar las fronteras del hábitat es un trabajo que recae principalmente en los Guerreros, pero, si es necesario, todos los miembros de la tribu se unen a la lucha. Tradicionalmente, a los vigilantes no se los ve como una amenaza. De hecho, se les permite entrar al hábitat sin resistencia, ya que a estas criaturas metálicas se las considera seres sagrados. Sin embargo, cada vez más animales de las tribus quieren cambiar eso.

Cada hábitat tiene un asentamiento central, al que se le llama cuartel general. Los cuarteles generales de las ocho tribus se describen más adelante.

Debido, por ejemplo, a disputas de cotos de caza o de algún artefacto valioso, en ocasiones las tribus tienen riñas a pesar de los viejos acuerdos entre ellas. A veces esas riñas se intensifican hasta ser abiertamente hostiles. A lo largo de la historia, algunos de estos conflictos han crecido hasta ser guerras abiertas entre tribus. Han pasado muchos años desde que esto ocurrió por última vez, pero muchos temen que vaya a comenzar la guerra entre la tribu Gato y la tribu Ratón.

En Mutant Genlab Alpha, Valle Paraiso es tu hogar, pero ten cuidado, no siempre es un dulce hogar.

09/01/2019 Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/
Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/

Noticias relacionadas

Últimas noticias

El universo de Infinity: el juego de rol te aguarda
Nuestro mundo es una mentira. Todo lo que vemos a nuestro alrededor es simplemente una fachada que oculta una realidad vasta y aterradora.
En Ragnarök: La furia de las nornir, el invierno del fin de los días ha llegado.