Ciudad de Vindusan, un crisol de razas y culturas

El Resurgir del Dragón sigue su marcha imparable con el primer suplemento de localización: Ciudad de Vindusan

Diferentes pueblos habitan la hermosa ciudad de Vindusan y los baldíos de Shabana que la rodean, dando lugar a una región cosmopolita y llena de matices que sin duda darán color y personalidad a los personajes que surjan de ella. En este artículo vamos a hablaros brevemente de estos pueblos como un avance de lo incluido en el suplemento Ciudad de Vindusan.

Elfos Banjora

Los elfos banjora de Vindusan son los descendientes de aquellos renegados que, en el ocaso del imperio de los Peregrinos, abandonaron Vajra buscando una nueva vida en libertad bajo el sol. Arquitectos sobre el agua de la hermosa Vindusan, han defendido su ciudad durante más de 600 años frente a los ataques de conquistadores, maldiciones, plagas, gnolls y los siempre vengativos bastarre. Los banjora tienen cuerpos estilizados y fibrosos, su piel está perennemente morena, y acostumbran a luces tatuajes, especialmente aquellos que habitan el desierto. Son ferozmente independientes, pues nada hay más valioso que la libertad, y tienen un fortísimo sentido de la comunidad, colaborando con sus vecinos y aliados siempre que pueden.

Fórmigos de Shabana

Incontables generaciones de industriosos hombres hormiga han tratado de expandir la civilización por la región de Shabana desde la antigüedad, construyendo asentamientos, túneles, minas, puestos fronterizos y granjas. Muchísimo antes de la fundación de Vindusan o la égida de los Peregrinos, los fórmigos ya se afanaban en trabajar la tierra bajo la luz de Avor para alimentar a los esclavos de sus amos. Ahora forman una parte fundamental de Vindusan, teniendo incluso sus propios barrios, pues la ciudad ofrece una gran cantidad de oportunidades para ellos. Suelen decorarse el cuerpo con pinturas blancas, azules y rojas que denotan su afiliación a la ciudad y muchos visten a la manera élfica.

El resurgir del Dragón Nosolorol

Enanos Rocasangrienta

Originalmente un clan de exploradores y mineros, los enanos Rocasangrienta son ahora una de las principales fuerzas comerciales de Shabana, y cientos de ellos habitan la ciudad de Vindusan. Sus carnes son más prietas que las de los enanos del norte y tienen la piel tostada u oscura, surcada de tatuajes y escarificaciones al estilo de los pueblos del desierto con quienes comercian. Sus barbas suelen ser castañas, pero debido a siglos de exposición al sol terminan por clarear. Conservan muchos de los atributos de sus familiares de Kiralizor, como el gusto por los trabajos manuales y la tozudez, aunque han desarrollado un gusto por los viajes que otros enanos no comparten.

Las tribus Shabaudi

Los humanos de Shabana componen un mosaico cultural conocido como shabaudi, un sinnúmero de tribus que se han adaptado al entorno de forma distinta a otros humanos a lo largo de medio milenio de penurias, guerras, catástrofes y libertad. Aunque culturalmente cada tribu es un mundo, se ha logrado cierta homogeneidad física: son morenos, espigados y de pelo oscuro y rizado. Sus ojos suelen ser verdes, amarillos o azules como el cielo. Estos shabaudi moran tanto en el desierto como en la ciudad del Vindusan, formando desde jinetes nómadas y exploradores hasta comerciantes o guardias de la ciudad. Tienen multitud de dioses, pero su panteón se encuentra polarizado entre la benevolente Madre Abundante y el terrorífico predador divino conocido como el Terrible Escorpión.

El pueblo Venheli

Los venheli son los descendientes de los esclavos tiefling que poblaban la región en tiempos de los Peregrinos. La mayoría muestra con orgullo los rasgos propios de su herencia demoníaca, aunque el mestizaje con tribus humanas ha suavizado sus rasgos respecto a otros tiefling de Voldor. Aceptan, e incluso adoran, su herencia demoníaca sin que ello les empuje a ser malvados, siendo un pueblo respetuoso con las tradiciones y sus propios ancestros, presentando sus respetos a cambio de protección y buena dicha. Nómadas del desierto, los clanes Venheli ocupan las zonas más cálidas al oeste de Vindusan, donde su tolerancia al calor les protege de bandidos y saqueadores, aunque no son pocos los que han tomado Vindusan como hogar.

El Resurgir del Dragón Nosolorol

Los Menkarre

Una mención especial merecen los elfos conocidos como «Menkarre» (desafortunado en lengua élfica). Se trata de un grupo marginal que sufre una extraña condición de origen desconocido hasta el momento; son elfos de piel pálida, ojos y pelo claro que son incapaces de vivir bajo el sol. Muchos son enviados a vivir con otros de su condición en los barrios fórmigos al poco de nacer . Ahí aprenden oficios como la orfebrería, metalistería, la lectura de sombras y tintorería, por lo que son muy apreciados por sus congéneres. Aunque los menkarre son aceptados como miembros de pleno derecho de su sociedad, es cierto que muchos banjora los ven como una aberración al orden natural y su nacimiento es considerado un mal augurio y una muestra del enfado de los dioses.

Sigue visitando nuestra web para descubrir más sobre Vindusan, el primer Suplemento de localización de El Resurgir del Dragón.

18/02/2019 Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/
Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/

Noticias relacionadas

Últimas noticias

Si acabas de conocer el universo de El Resurgir Del Dragón estás de enhorabuena.
Germán Molinero, psicólogo en Jokabide, te habla sobre su experiencia con los juegos de rol como plataforma de cambio y desarrollo
El valor de estos glosarios es ser herramientas vivas que vayan ampliándose con los nuevos términos.