Las reglas de Villa y Corte

Las reglas de Villa y Corte están basadas en las de Aquelarre, el decano de los juegos de rol publicados en castellano, pero se adaptan a las necesidades del Siglo de Oro.

Lejos de ser una versión de Aquelarre con pistolas y roperas, las modificaciones al sistema se han hecho con la intención de conseguir el efecto más «diecisietesco» posible.

Así pues, Villa y Corte basa sus tiradas más habituales en un sistema de porcentajes muy fácil de asimilar: las competencias o características del personaje le otorgan un porcentaje (%), más alto cuanto más capacitado esté para la tarea que desea realizar, y que habrá que poner a prueba con una tirada de dados. Al lanzar dos dados de diez caras (lo que en términos de juego se llama un dado de 100 o d100), uno de ellos marcará las unidades y otro las decenas. Si el resultado acaba siendo un número igual o inferior al % requerido, el personaje habrá tenido éxito en su empresa. Por el contrario, un resultado superior comportará un fallo. La persona que dirija el juego puede aplicar a esto ciertos modificadores para facilitar o dificultar la tirada en función de las circunstancias de la historia.

Aunque lo anterior supone el corazón del sistema, Villa y Corte cuenta con otros recursos mecánicos para introducir en escena los efectos de la buena o la mala suerte, de los sucesos irracionales sobre la más preclara de las mentes, el poder de la fe, de la magia y la salud del personaje.

Participa en el mecenazgo de Villa y Corte

Como elemento diferencial respecto a Aquelarre, se introducen reglas específicas para ejercitar técnicas sociales, pues el Siglo de Oro es una época de cortes ostentosas, mentideros maldicientes, corrales de comedias histriónicas y sermones conmovedores en los que una palabra puede herir de forma tan certera como una espada. Desde convencer a engañar, pasando por interrogar, fabular, pedir favores o sobornar, Villa y Corte viene cargado de retos sociales.

Por supuesto, el juego reserva un apartado muy especial para representar con fidelidad el combate en un mundo de espadachines, incluyendo reflexiones y mecánicas alrededor de la práctica de la esgrima, acciones especializadas para aquellos personajes más diestros en el arte del entrechocar de los aceros: acometidas, batimientos, canillazos, encadenadas y mil y una tretas más para dirimir las diferencias como corresponde al Siglo de Oro.

Y aunque en esta época es difícil que al mago se le llame mago, siguen existiendo los practicantes de magia en sus diferentes variantes: magia negra, blanca, popular y alquímica, y el manual da buena cuenta de los sistemas y los hechizos correspondientes. Cabe destacar, para químicos escépticos, que Villa y Corte reserva un capítulo completo para las artes alquímicas.

No se dejan de lado los asuntos divinos e infernales y los tratados sobre el origen y comportamiento de los seres irracionales. En Villa y Corte siguen existiendo los monstruos y se facilitan numerosas descripciones y estadísticas de juego para hacerlos más vivos que nunca.

Y que no desespere aquella persona que desee dedicarse al buen gobierno del juego, pues hallará capítulos completos dedicados a todos los aspectos de la sociedad del Siglo de Oro, al manejo apropiado de las reglas y al arte de crear comedias, que es como se llama en Villa y Corte a las aventuras que se vivirán en la mesa de juego.

¡Añade tu nombre a la historia de Aquelarre participando en el mecenazgo de Villa y Corte!

14/05/2021 Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/
Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/

Noticias relacionadas

Últimas noticias

Hay muchos tipos de sanadores en el Imperio, pero las habilidades y el condicionamiento imperial de los doctores Suk tienen un valor incalculable.
Continuamos con el sexto artículo de la serie de diarios de diseño de Mahō Shōjo, por su autor Rubén Saldaña
El Jurado 2 El Caso del Barquero ya se encuentra disponible.