¿Qué hace a Dune tan especial?

Dune es una de las mejores obras de ciencia ficción, fácilmente comparada con El Señor de los Anillos en términos de importancia para el género. Pero, ¿qué elementos han permitido a Dune convertirse en una obra tan importante y longeva? Sin pretender ser exhaustivos, vamos a intentar explicarlo.

EL LEJANO, LEJANO FUTURO

Dune no tiene lugar dentro de doscientos años, sino miles de años en el futuro. El universo conocido se establece en el año 10.191, usando un calendario que ubica el año 0 otros diez mil años en nuestro futuro. Los antiguos egipcios se convirtieron en un reino unificado hace apenas cinco mil años en nuestro pasado, y nuestro mundo es un lugar muy distinto. ¿Cómo de diferente puede ser la vida a más del doble de esa distancia en el futuro?

LA TECNOLOGÍA ES AVANZADA, PERO INVISIBLE

Si esperas algo de tecnología avanzada en ese futuro lejano, estás en lo cierto. Pero Dune no trata sobre brillantes naves espaciales, computadoras y pistolas láser. Precisamente porque la tecnología es tan avanzada, apenas se nota. Escudos personales que funcionan a partir de un cinturón, armas mortíferas que se pueden esconder en la mano, venenos indetectables… y la lista continúa. Dune aparenta ser un entorno de baja tecnología porque las máquinas que se usan son tan pequeñas y avanzadas que se pueden ocultar fácilmente.

SIN ORDENADORES

La mayoría de los escenarios de ciencia ficción están repletos de robots y sistemas informáticos que usan inteligencias artificiales. Es tan frecuente que resulta difícil pensar en una historia de ciencia ficción que omita las computadoras. Pero no hay ninguna en Dune. Esto se debe a que, hace diez mil años, la humanidad fue esclavizada por los sistemas de inteligencia artificial que crearon, y recuperar su libertad costó millones de vidas, varios planetas y largos años de guerra. Para asegurarse de que eso nunca vuelva a suceder, la humanidad decidió consagrarse a la idea de que nadie, jamás, «crearía una máquina a semejanza de la mente humana». Eso hizo retroceder la tecnología algunos pasos, pero la humanidad aprendió a compensarlo mejorando sus propias habilidades físicas y mentales.

LA HUMANIDAD NO SOLO HA AVANZADO, HA EVOLUCIONADO

El avance hacia el futuro no ha afectado exclusivamente a la tecnología, sino a la propia humanidad. No solo se dispone de tecnología más avanzada, también se ha explotado más el potencial físico y mental del ser humano. Las escuelas de capacitación pueden enseñar a los estudiantes a controlar todos y cada uno de los músculos de su cuerpo, a percibir los cambios más sutiles en el estado de ánimo o el lenguaje corporal de alguien e incluso almacenar datos incluso mejor que una computadora. Los seres humanos son más de lo que eran, y el potencial de cada persona se puede desbloquear hasta niveles sobrenaturales. Eso no quiere decir que las personas se vean muy distintas. No se han fusionado con máquinas ni han abandonado sus cuerpos para vivir una experiencia digital. Dune no es un escenario transhumanista, es un lugar donde la humanidad está explorando los límites de su propia capacidad.

VIVIR EN EL PASADO

Como contrapunto a esta evolución, la humanidad ha regresado al modelo feudal de antaño. Los nobles viven en la abundancia y los campesinos trabajan los campos con herramientas arcaicas para sustentar esa riqueza. Cuando tus señores y señoras son dueños de todo el planeta en el que vives, es doblemente difícil encontrar un lugar mejor. Pero no todo es fácil para los nobles. La política del Imperio es un juego mortal, cuajada de asesinatos, corrupción y venganza. Esto le aporta a Dune un tono casi medieval, incluso con enormes naves espaciales y tecnología avanzada de fondo.

LA RELIGIÓN SIGUE SIENDO IMPORTANTE

Liberarse de las máquinas fue una batalla desesperada por la humanidad. Las probabilidades estaban tan en su contra que ganar la libertad se consideró, en cierta medida, un milagro, y la batalla en sí, una guerra santa. Esto dio pie a la nueva sociedad "post-máquina”, sustentada en valores religiosos que han seguido vigentes incluso miles de años después. Si bien no todo el mundo se dedica a la religión, nadie está dispuesto a romper las prohibiciones contra la creación de máquinas pensantes. Es mucho más que una ley; es un pacto con Dios, y son muchas las personas que creen que romperlo traerá de nuevo la ruina a la humanidad. Esto ha propiciado una importante organización religiosa (la Bene Gesserit) que algunos usan a su favor, manipulando culturas planetarias e inculcando valores religiosos que funcionan a favor de la facción. Como siempre, la religión sigue siendo una fuerza de esperanza, fe y comunidad, pero también una herramienta de control.

CONSTRUCCIÓN DEL MUNDO

Cuando hablamos de construcción de mundos, la serie Dune se lo toma de forma literal. Frank Herbert no solo creó un escenario convincente, sino que detalló en profundidad la ecología del planeta Arrakis y cómo podría existir un mundo desértico. Desde los grandes gusanos de arena hasta los pequeños ratones del desierto y sus matorrales, Arrakis es un mundo que cobra vida en cada lectura (o, muy pronto, en cada sesión de juego) y consigue transmitirnos la sensación de estar realmente allí.

LA HUMANIDAD NO HA APRENDIDO TANTO COMO ESPERAMOS

Lo inquietante del universo de Dune es que, aparte de la idea de que es peligroso dejarlo todo en manos de las máquinas, la humanidad no ha aprendido tanto como desearíamos. La realidad todavía está dividida entre diferentes Casas nobles que exigen lealtad absoluta y gobiernan planetas enteros a su antojo. El miedo al asesinato es parte de la vida diaria de la nobleza, y se espera que la mayoría de los ciudadanos del Imperio trabajen durante largas horas por un salario mínimo mientras los nobles disfrutan de todos los lujos. La sociedad está henchida de celos, rivalidad, violencia letal y tramas insidiosas. Cada facción es muy consciente de su posición y codicia más poder, dinero, fama o una vida más prolongada. En resumen, Dune es un universo plagado de política, tramas, villanos y aventuras: los elementos adecuados para un increíble juego de rol.

Dune Edición Harkonnen

Consigue la Edición Harkonnen para coleccionistas en Jariego's Collections

La edición Harkonnen es una coproducción de Nosolorol con Jariego's Collections, que ha decidido acompañarnos en este viaje editorial contribuyendo con el respaldo y la confianza para ampliar la oferta con esta edición de primera línea internacional. Esta edición se suma a las ya anunciadas de Dune: Aventuras en el Imperio y Dune: Edición Atreides que puedes encontrar en nuestra página web. Esta edición se presenta con portada e interior a todo color y con encuadernado en guaflex rojo con estampación dorada.

Muy pronto seguiremos desvelándote más detalles sobre Dune: Aventuras en el Imperio. Hasta entonces, puedes seguir de cerca todas las novedades y avances sobre tus juegos y suplementos favoritos mediante la sección de noticiasdesarrollo de nuestra web.

Basado en el artículo original «What’s so special about Dune?», de Andrew Peregrine.

16/07/2021 Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/
Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/

Noticias relacionadas

Últimas noticias

Las ávidas espadachinas sáficas gira entorno a personas discriminadas por las sociedades del mundo real
El Legado del Extinguido, las principales aventuras de la primera temporada del juego organizado para El Resurgir del Dragón
La Purga del Cuervo es una campaña épica para Forbidden Lands escrita por el aclamado autor de fantasía Erik Granström