El Gran Juego en Changeling: Guía del Jugador

Changeling: Guía del Jugador contiene material extra para tus partidas del juego de rol Changeling: El Ensueño.

El Parlamento de los Sueños es una belleza etérea encubierta por la gélida controversia de la política. Albergado en una estructura que parece en parte un cristal brillante, en parte puro diamante y en parte un bastión de mármol, es imposible decir el reino de quién contiene la encarnación física del Parlamento; algunos incluso dicen que se desplaza. En su lugar, todos los reinos tienen una única Senda que comunica con su gran entrada. Es una senda flanqueada de hiedra y rosas que se abre de forma natural para aquéllos que el Parlamento considera dignos de servir. Entre las Grandes Casas, los asientos en la cámara suelen heredarse a través de linajes y por orden de nacimiento. La mayoría de Casas Sidhe suelen estar bastante organizadas y de acuerdo acerca de a quién envían a hablar en su nombre; la herencia se transmite por sangre o líneas de vasallaje.

En alguna rara ocasión, la senda no se abrirá para un noble elegido. En esos casos, está claro que el Ensueño no considera a la persona digna de hablar en nombre de su Casa, y ésta ha de postular otro candidato. Los Sidhe hacen todo lo posible por encubrir estos casos; nunca desean que parezca que su sangre ha cometido un error. Normalmente, la Casa da al noble desplazado una cómoda posición en alguna tierra distante para que reconsidere sus prioridades y se tome un descanso de la ajetreada vida política.

En cambio, entre los plebeyos, la senda aparece de formas muy distintas. Hay historias en las que se abre en un gran campo de batalla o durante levantamientos políticos. Algunos plebeyos la ven en sueños y les inspira a liderar grandes cambios en los paradigmas de sus pares, hasta que un día la Senda se abre ante ellos en persona. No importa cómo aparezca, parece saber cuándo llamar a alguien para servir y siempre conduce al gran edificio del Parlamento.

El clima en torno al castillo cristalino tiende a reflejar la política que tiene lugar en su interior. Suele ser cambiante y dramático de forma violenta, especialmente en torno a las asambleas de los plebeyos. Un elector puede determinar si el debate sobre una votación es turbulento o marcha bien simplemente mirando el ciclo de lluvia, nieve, hielo y viento durante una hora o así. Terribles ventiscas o hermosos rayos de sol cambian de un momento a otro a través de las ventanas de la Cámara de Concordia. Sin embargo, el extremo opuesto del edificio, donde siempre se ha mantenido la Orden Arcadiana, muestra un clima mucho más calmado, reflejo de sus políticas a menudo glaciales. A pesar del clima violento, si un representante permanece en la senda de hiedra y rosas, siempre llegará a su reunión a tiempo. Al menos, llegará en el momento exacto en el que el Ensueño crea que debería llegar.

El Alto Rey David firmó el Tratado de Concordia en los setenta y creó lo que se convertiría en el actual Parlamento de los Sueños. Se centraba específicamente en la Orden Arcadiana, aconsejada por un Comité de Plebeyos. También reafirmó el derecho de los Sidhe a gobernar sobre los changelings, pero con la importante advertencia de su acuerdo para escuchar la voz de los plebeyos. El Comité de Plebeyos era una entidad ruidosa, conformada por dos miembros de cada Linaje plebeyo de todas las tierras. Sus deberes nunca se delinearon en detalle pero, cuando los plebeyos plantearon la cuestión a los Sidhe, éstos dijeron que era para dar a los plebeyos libertad para operar y ayudarles a adaptar políticas sus necesidades.

En realidad, los Sidhe creyeron que no dar a los plebeyos deberes definidos significaría mantener cualquier clase de poder real lejos de las manos de este comité. Podría haber funcionado si los Sidhe alguna vez hubieran logrado ejercer una política o cambio claro por sí mismos, pero incluso en su infancia, la Orden Arcadiana se movía despacio. Cuando el Alto Rey David desapareció, parecía verdaderamente incapacitada. Aunque renqueó durante años tras su desaparición, al final el Alto Señor del Parlamento, Ariadne, disolvió el Parlamento de los Sueños Arcadiano a mediados de los noventa en su sesión más controvertida hasta la fecha.

Aun así, el Comité de Plebeyos era un cuerpo separado de la Orden Arcadiana. Apoyado por el propio Ensueño a través del Tratado, el Comité hizo todo lo posible por seguir funcionando sin la supervisión de los Sidhe. Los nobles se refieren a esos años como tiempos oscuros, pero los plebeyos lograron más en esa década que cualquier Parlamento anterior. El Ensueño probablemente sobrevivió al mundo lleno de miedo y Banalidad posterior al 11S gracias a la rápida actuación de los plebeyos de este comité. Mandaron ayuda donde se necesitaba, inspiraron sueños donde estaban muriendo, sacaron a refugiados de lugares que ya no eran seguros y mantuvieron la política en marcha cuando parecía que todos los Sidhe se habían dado por vencidos.

Hazte con tu ejemplar de Changeling: Guía del Jugador

Sigue de cerca todas las novedades y avances sobre Changeling: Guía del Jugador y otros de tus juegos y suplementos favoritos mediante la sección de noticias y desarrollo de nuestra web, suscríbete al boletín de novedades en la parte inferior de la web y acude a nuestro formulario de contacto para cualquier duda o sugerencia que tengas.

14/06/2022 Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/
Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/

Noticias relacionadas

Últimas noticias

Juega al rol con peques en cualquier parte con la línea de Detectives de Monstruos 
Esta es la séptima aventura que encontrarás en Taroticum y otros relatos, el suplemento para el juego de rol de terror Kult: Divinidad Perdida
¿Te falta rol? Consigue Rol gratis el 25 (¡y26!) de junio con tus compras en la web.