Descubriendo Dreamraiders: el sistema de juego

Noticias
Descubriendo Dreamraiders: el sistema de juego

Aunque empezó siendo un escenario de campaña multiambiental para Nsd20, Dreamraiders ha dado el salto al juego completo. Su sistema de juego bebe de numerosas fuentes roleras, algunas muy clásicas y otras más próximas a los juegos narrativos de mecánica ligera pero eficaz. Al igual que podríamos definir Fragmentos como el juego de rol del terror cinematográfico, debido a que su sistema (tanto en lo mecánico como lo narrativo) está diseñado para reproducir la sensación que tenemos al disfrutar del cine de terror; Dreamraiders hace lo mismo... pero con el mundo de los sueños.



Más allá de la campaña de iniciación que sienta las bases del universo de juego (como haría un episodio piloto de dos horas de duración en el caso de una serie de televisión); el sistema de Dreamraiders es lo bastante abierto como para que puedas emplearlo y explotarlo en tus propias historias. La mecánica de juego es una caja de herramientas que cualquier Director de Juego puede usar para montar sus propias historias con trasfondo onírico.

Los protagonistas de Dreamraiders son individuos que se han visto afectados por el Mal de Morfeo: tras perder el conocimiento, el sujeto vuelve en sí habiendo perdido todo recuerdo de su vida pasada. Lo único que conserva es el recuerdo de su nombre, a qué se dedica y qué sabe hacer. Por ejemplo alguien podría saber como tocar el piano pero no recordaría quien le enseñó a hacerlo o en qué circunstancias lo aprendió. El jugador reparte una serie de puntos entre cuatro características básicas, comunes a todos los personajes, y luego dispone de otros puntos para nutrir sus especialidades: conocimientos adquiridos o talentos innatos que pueden ser descritos de forma abierta por el jugador (desde el clásico “Pelear” a “Flipado del Tunning” o “Cascarrabias adorable”).

A la hora de generar su trasfondo, sin embargo, ¿cómo reflejar el hecho de que jugamos con un personaje amnésico? Lo cierto es que los afectados por el Mal de Morfeo conservan destellos de lo que fue su pasado. En el juego asumen la forma de Polaroids: una serie de elementos (una persona, un objeto, un lugar... etc) que, totalmente fuera de contexto, son las únicas pistas que tendremos sobre el pasado de nuestro personaje. Sin embargo serán otros jugadores los que definan qué cuales son esos elementos.

Una parte importante del personaje – y del sistema de juego en general – es el concepto de esferas. Las esferas – Realitas (la Realidad), Natura (la Naturaleza), Imago (la Imaginación) y Menmore (el Pasado) - nos permiten definir la naturaleza y aspecto de cualquier cosa que pueda encontrarse dentro del mundo de los sueños. A estas esferas se vincula un dado (d4, d6, d8, d10, d12 o d20): cuantas más caras tenga el dado asignado a una esfera, mejor definirá la naturaleza de aquello que encontremos en el sueño. Este sistema no solo se aplica a todo lo que los puedan encontrar en el reino de los sueños: también la propia forma y naturaleza que asumirán los Dreamraiders dentro del escenario onírico vendrá definida por esferas.



Los personajes, por otro lado, disponen de dos “poderes” - Creatio (crear) y Morfo (cambiar) - que les permiten hacer prácticamente cualquier cosa dentro del sueño. El primero, Creatio, sirve para incluir nuevos elementos dentro del sueño – desde herramientas, vehículos o armas hasta individuos o criaturas que puedan ayudarle en determinadas situaciones. Morfo, por otro lado, permite cambiar la forma del “Dreamraider” o alterar aquello que encuentre a su paso dentro del sueño. Estas capacidades, sin embargo, deberán usarse con precaución ya que abusar de ellas puede tener efectos desastrosos dentro del sueño.

Cuando se lleva a cabo una acción dentro del sueño, la característica puesta en juego por el jugador y las capacidades oníricas que use determinarán la cantidad de dados que tirará. El tamaño de esos dados, sin embargo, dependerá de la esfera que represente al obstáculo al que se esté enfrentando.

A la hora de interpretar la tirada de dados se contarán como éxitos los dados con un valor de cuatro o superior. Aquellos que obtengan un 1, 2 o 3 se considerarán fallos. Para conseguir su objetivo, el personaje debe obtener tantos éxitos en una sola tirada como el nivel de dificultad impuesta por la labor o el obstáculo al que se enfrenta. Si no lo consigue, el Director de Juego mira la cantidad de fallos obtenida por el jugador. La tabla de consecuencias dictaminará cuales son los efectos que sufre el personaje por su fracaso.

Existe cierto componente de competición en el juego, ya que al finalizar cada aventura, sólo uno de los personajes jugadores recuperará uno de sus recuerdos (es decir, descubrirá qué se esconde tras una de esos destellos que tiene anotados). Porque en Dreamraiders la aventura no sólo está en explorar los sueños de otros, sino también en ir descubriendo quien es en realidad el personaje que interpretas.

27/05/2013 Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/
Nosolorol Ediciones https://www.nosolorol.com/img/nosolorol-ediciones-logo-14727449041.jpg https://www.nosolorol.com/

Últimas noticias

¿Quieres jugar con los más pequeños de la casa y ayudarles a mejorar su inglés? 
Más allá de la Ciudad de los Goblins, para recuperar el niño que me has robado.
Hoy nos vamos a Murcia para presentarte a La Escotilla.